Dhyana: La Meditación en la Yoga Kundalini

Dyana La Meditacion

Recordemos los 6 Brazos Anteriores del Yoga

Sat Nam. Una vez más bienvenid@ a este tu espacio de Yoga Kundalini. Como podrás recordar, hemos venido conversando sobre los ocho brazos del yoga, según son descritos por el yogui filósofo hindú, Patanjali. Ya hemos hablado del brazo de Yama o reglas de comportamiento, de Niyama o autodisciplina, de las Asanas o posturas corporales, del Pranayama o disciplina de la respiración, del  Pratyahara o control de los sentidos y de Dharana, la concentración.  Si nos detenemos a analizar un poco el recorrido que hemos hecho, veremos con claridad que cada brazo del  yoga  tiene que ver con un aspecto de nuestro ser interno y de la forma en que nos relacionamos con el mundo material que nos rodea, desde esa perspectiva interior.

Mantra, el  Instrumento para Domar tu Mente

La lucha titánica con tu mente consciente, esa que juzga, evalúa y te lleva de un lugar a otro como caballo desbocado, se libra, no atacando de frente, sino aproximándose con suavidad desde un ángulo sutil y poderoso. Usamos mantras; silabas, palabras, o frases. Nos valemos de un instrumento que permite orientar el espíritu como se desee. La sílaba man  significa espíritu y la sílaba tra,  proyección. Durante los ejercicios de yoga o las posturas de meditación, los mantras se dicen, se piensan o se cantan.

El Proceso de Meditación

El proceso de la meditación no siempre es agradable ni fácil. Se producen distracciones, hormigueos desagradables, incluso calambres en ocasiones. Hay largas épocas en que no se consigue “traspasar la superficie”: otras veces la perseverancia permite movilizar algo que no sólo captura el espíritu sino permite orientarlo en cualquier sentido que convenga.

El proceso de la meditación es un aspecto central en todos los ejercicios, además de las posturas y la técnica de respiración. La concentración y la meditación son fundamentales para apoyar el trayecto hacia nuestro verdadero ser interno. Por eso se utilizan a menudo los mantras bij, que quiere decir “semilla”. Son mantras de pocas sílabas que se plantan en la conciencia, precisamente, como la semilla en tierra fértil. La perseverancia producirá una rica cosecha de conciencia ampliada.

Sat Nam el Mantra Bij Más Utilizado

El mantra bij más utilizado es Sat Nam.  La sílaba sat significa “verdad” y la sílaba nam significa “identidad” (de ella provienen el latín nomen y nuestro nombre). Por tanto, el mantra “Sat Nam” expresa, como ya te he platicado antes, “mi verdadera identidad” o “mi verdadero yo”. Representa la búsqueda del factor que une cuerpo, mente y espíritu, y la reflexión sobre la identidad divina que subyace en el ser humano.

¿Cuándo utilizar el Mantra?

Utilizaremos este mantra si no se recomienda ninguna otra técnica especial en la descripción de los ejercicios. Al inhalar pronunciamos “Sat” (en caso necesario alargamos la sílaba…”Saaaaat”) y al exhalar decimos “Nam” (o su versión larga “Naaaam”), tanto si se trata de levantar y bajar las piernas, por ejemplo, como si hay que inclinar la barbilla sobre el pecho y llevar luego la cabeza atrás. Es una de las tareas más difíciles en nuestra dualidad mental que nos separa del espíritu, pero si llegamos a dominarla, profundiza la experiencia del ejercicio, relaja mejor y confiere una resistencia frecuentemente extraordinaria, que nos permite prolongar las sesiones y acelerar nuestro contacto interno.

Para no abrumarte con demasiada información, dejaré este tema por ahora. Conversaremos un poco más acerca de Dhyana, en una segunda parte de este artículo. Por ahora me despido, deseándote paz, fé, esperanza y amor en ti y para ti. Hasta la próxima. Por favor, no dejes de compartir esto que aprendemos con tus amigos, y con los seres a quienes más quieres. Sat Nam.

Kundalini Yoga Course